La deleción parcial del gen PTEN en cáncer de mama se asocia a un pronóstico adverso.

Share

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Las pérdidas a nivel del cromosoma 10q23, incluyendo el gen PTEN, son frecuentes en cáncer de mama pero su relevancia clínica es desconocida. Según un reciente estudio donde se analizaron las pérdidas del gen PTEN en un total de 2.197 tumores de mama mediante técnicas de hibridación in situ fluorescente (FISH), se detectaron deleciones del gen PTEN en el 19% de los casos, 9% fueron lobulares, 4% tubulares y el 46% con características medulares. El 98,7% de las pérdidas detectadas fueron heterocigotas y tan sólo el 1,3% homocigotas. La deleción del gen PTEN se asoció significativamente con un estadio tumoral avanzado (p = 0,0054), de alto grado (p <0,0001), proliferación celular tumoral alta (Ki67; p <0,0001), y una supervivencia global más corta (p = 0,0090). Además, las pérdidas del gen PTEN se asoció inversamente con tumores de mama tipo luminal (ER/PR positivos; p <0,0001, y amplificación CCND1; p=0,002). Las deleciones en el gen PTEN también se asociaron significativamente con la amplificación de genes involucrados en la vía de señalización PTEN/AKT tales como MYC (p=0.043) y HER2 (p=0.0065). Cabe destacar, que el análisis combinado de las alteraciones a nivel de los genes MYC, HER2, CCND1 y PTEN tiene un fuerte efecto aditivo sobre el pronóstico del cáncer de mama. Así, mientras que los tumores con dos o más alteraciones mostraron una supervivencia global significativamente más corta en comparación con aquellos con sólo presentaron una alteración (p=0,0002). Además, el particular pronóstico adverso de los pacientes con amplificación de HER2 y deleciones en PTEN desafía el concepto de que deleciones PTEN interfieren con la terapia de trastuzumab. Los autores concluyen que las pérdidas a nivel del gen PTEN son frecuentes en cáncer de mama y están asociadas con un comportamiento agresivo del tumor. Además, la pérdida de función del gen PTEN interviene en la activación de los genes MYC y HER2 que le confiere un fenotipo agresivo a las células tumorales.

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4682275/