Alectinib como primera línea detiene más eficazmente el crecimiento de nsclc alk+ que crizotinib.

Share

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Alrededor del 5% de los casos de cáncer de pulmón de células no pequeñas (NSCLC) son ALK-positivos. Crizotinib ha sido el primer medicamento dirigido específicamente a ALK, aprobado por la FDA en 2011. Aunque la mayoría de los pacientes se benefician de Crizotinib inicialmente, el cáncer progresa típicamente dentro de un año. Se ha demostrado que el nuevo inhibidor de la quinasa del linfoma anaplásico (ALK), Alectinib, detiene el crecimiento del cáncer durante una media de 15 meses más con menos efectos secundarios graves que el Crizotinib, el estándar de atención, en el cáncer de pulmón no microcítico ALK positivo. El Alecinib es un inhibidor de la ALK de la próxima generación más potente. Fue aprobado inicialmente en 2015 para el cáncer avanzado de pulmón de células no pequeñas que empeora a pesar de la terapia con Crizotinib.

En el primer estudio global para comparar Alectinib con Crizotinib en cáncer de pulmón ALK positivo y Alectinib se estableció como el nuevo estándar de atención para el tratamiento inicial en estos casos. Alectinib fue especialmente beneficioso en el control y la prevención de metástasis cerebrales, que pueden ejercer un impacto importante en la calidad de vida.

Alectinib redujo el riesgo de progresión del cáncer o muerte en un 53% frente a crizotinib. Basándose en una revisión independiente, alectinib extendió el tiempo mediano hasta la progresión en aproximadamente 15 meses (mediana de supervivencia libre de progresión 25,7 meses con alectinib frente a 10,4 meses con crizotinib).

Mientras que ambos tratamientos cruzan la barrera hematoencefálica, el alectinib fue más eficaz en la prevención de las metástasis cerebrales que el crizotinib, porque penetra más eficazmente en el cerebro. Después de 12 meses, la incidencia de metástasis cerebral fue mucho menor con alectinib que con crizotinib (9% vs 41%).

En general, los efectos secundarios graves fueron menos frecuentes con el alectinib que con el crizotinib, ocurrido en el 41% frente al 50% de los pacientes. Los efectos secundarios más comunes de alectinib fueron fatiga, estreñimiento, dolores musculares e hinchazón; mientras que crizotinib causó problemas gastrointestinales y anomalías en las enzimas hepáticas.

El hecho de que este tratamiento dirigido de segunda generación detenga el crecimiento avanzado del cáncer de pulmón por más de 2 años además de prevenir la metástasis cerebral hace de este nuevo fármaco ayude a mejorar la supervivencia y la calidad de vida de estos pacientes.

https://www.asco.org/about-asco/press-center/news-releases/alectinib-halts-lung-cancer-growth-more-year-longer-crizotinib